“Con el Amor no se juega”


Después de muchos años sumergida activamente en los gozos y dolores del amor en los que no he escatimado tiempo ni recursos en tratar de descodificar actitudes, (ambiguas mayoritariamente y las mías las primeras), que me condujeran a dónde siempre aposté que el Amor debía estar, he de decir que la conclusión que obtengo de esos amaneceres en vela, es que al Amor tan sólo hay que amarle; al Amor sólo hay que darle amor.

La complejidad del Amor es amplia y variopinta y ella y sus rarezas se enfrentan a menudo con nuestro malherido interior que suele interrumpir sosiego dificultando en ocasiones, que nuestra fé se reactive. Nos acabamos fiando más de las alarmas contra la entrega que en sobrepasar esos vallados dónde a veces casi sin darnos cuenta nos hemos autoencarcelado. Dejamos vencer a esos molestos temores que cuál aves de rapiña deambulan victoriosos por encima de almas cansadas que solo quieren florecer.


Más me resisto a sucumbir ante esta derrota.
Me niego a salir corriendo y esquivar las barreras.
Rechazo lo fácil.

Con el Amor no se juega; hay que darle el lugar que por honor le pertenece.

A mi entender
Hay que escucharle atentamente, palabra a palabra,
gesto a gesto, olor a olor, beso a beso, daño a alegría


Hay que ayudarle a otorgar libertad y recibirla;
que vuele, descubra, regrese y nos lleve con Él siempre.
 

Hay que atender sus flaquezas y no sólo reconocer sus virtudes,
más contribuir a engrandecerlas.


Hay que ayudarle a cubrir sus necesidades para que crezca sano y feliz.


Hay que cuidarle garantizándole que jamás quedará a la intemperie
sin un abrazo sobre el que dormir.



Hay que darle honestidad; las relaciones más sólidas
descansan en la fortaleza de la confianza.
 

Hay que mostrarse ante él; Ser y dejar Ser.
Abrir la puerta a los impulsos para que entre la pasión.
Dejar de ocultarse pues solo reprime, aleja, decepciona y destruye su esencia.
 

Creo que hay que ser valiente ante el Amor, para y por Él; tiene mucho que enseñarnos.
Seamos fieles a nuestros corazones. Sin resistencia. Con honradez.
Sólo sé Amar ... amando.


“ -. --- / ... .. --. -. .- .-..”

La señal ... es ... que ... no hay señal” …,
.- escuchó suspirar al viento -.


 
... /...
 
Y continuó resintonizando el horizonte ...

... /...