"Desconocido"


Agradecería que esos tus ojos que en mí posas, hablaran alto y claro. Mis interpretaciones ya no son suficientes.

Hoy de nuevo, como otros antes, tu mirada me ha llamado.

Concentrada en descifrar mis pensamientos sin prestar atención a nada más, la luz de tus pupilas se ha cruzado en mi
camino, dejándome atrapada en un punto: TÚ.

Tú desconocido transeúnte que pasea mis calles.

Tú hidalgo altivo. Tú extraño conocido.
 
Dicen que las visitas a nuestro espacio prohibido de tantas y tantas personas con las que nos vamos topando a lo largo de la vida, siempre ocurren por algún motivo. Ninguna es en balde. Ellas nos podrán acompañar a lo largo de cortos o largos períodos, o incluso tan breves que su aportación durará tan sólo lo que dura su mirada.
Momentos impredecibles que te abstraen. Siluetas que quizás, no vuelvas a ver. Andantes que jamás acortarán distancia. 
 
Tanto si estás de paso como si vienes a establecerte, con tu misma sutileza, cautela, incertidumbre y silencio, te saludo.

"Mi Colección"



Os invito a visitar mi blog "Mi Colección", dónde guardo todas las frases que llevo recopilando desde hace muchos años.
¡Espero que os guste!. Gracias.
 

"¿Hasta cuando?"

Cambio sentimientos a razonamientos. Transmuto evidencias a deseos.

Me pongo tus caricias. Me las quito. Las entrego al aire. Otras las devuelvo castigadas a ese rincón de mi alma al que nadie tiene acceso.

Voy hacia adelante. Resujo segura.

Me quedo pacientemente
esperando. Asevero que no hay final.
 



Cambio sentimientos a razonamientos. Transmuto evidencias a deseos.

Venero aquellos días. Reniego del "no".

Acepto
circunstancias. Coyuntura afrontada.
 



Cambio sentimientos a razonamientos. Transmuto evidencias a deseos.

Ahuyento tu incansable presencia. Alejo tu olor.

Acurruco tu alma. Te quiero a mi
lado.


Cambio sentimientos a razonamientos. Transmuto evidencias a deseos.



  ¿Hasta cuando?

"Cuando el corazón hable..."

Más vale que le hagamos un poco de caso porque no se rinde, con lo que tendríamos que soportar sin descanso sus a veces, pausados murmullos y otras, sus inigualables gritos de auxilio.

Parece que no ha recogido lecciones de tiempos pasados, pues insiste en intentarlo de nuevo ... Obviando experiencias, no aprende de errores ... ¡No escarmienta!.

Se comporta como si la inocencia no le hubiera abandonado nunca, aparentando no recordar cómo alguna vez se partió en diminutos pedazos incapacitando a la felicidad su reparación.
Ha dejado obsoleto su radar, por lo tanto no puede detectar la presencia de cuerpos perjudiciales.

Su capacidad de reconstrucción es asombrosa. 


¡Menos mal que nosotros poseemos ese gran almacén donde guardamos todos los recuerdos que si no, se sale con la suya y nos sumerge de nuevo en ese molesto estado de excitación que no obedece a razón ni a la propia voluntad!...



:-? pensando ¿¿¡¡   Menos mal   !!??:-? pensando


"Observa atentamente "

"Observa atentamente tus pensamientos, se convierten en palabras.
Observa atentamente tus palabras,
se convierten en acciones.

Observa atentamente tus acciones,

se convierten en hábitos.

Observa atentamente tus hábitos,

se convierten en carácter.

Observa atentamente tu
carácter,

se convierte en tu destino".


"Watch your thoughts;

they become words.  

Watch your words;

they become actions.       
   
Watch your
actions;

they become habits.   
       
Watch your habits;

they become character. 
     
Watch your character;

it becomes your destiny". 

Lao-Tze, filósofo chino

 

"+"


Cuidaste mi piel quemada.

Llenaste de rojo en flor mi habitación.

Tu mirada me besó como nunca jamás.

Me encontré con llantos desgarrados.

Una balada me acompaña cuando la soledad asoma.

Palabras al
viento.

Besos clandestinos.
 

Añoranza eterna.

Solo una foto para el recuerdo.

Mil recuerdos a solas.

Evocando olvido, olvidando
evoco.

 

"Diseña tu vestido"

Cuando queda reducido a la inmensidad de un drástico todo o un drástico nada, tu universo es sacudido por un brutal giro y caes directo hacia un abismo.

Abismos contrapuestos si, más sin embargo abismos, pues la
profundidad a la que te enfrentas es equiparable en ambos casos.

Comienza un episodio
desconocido que viene caragado de intriga, dudas, alegrias por vivir o penas que despedir.

Desde el momento que algo se deja ir, aparece otro algo que viene a
quedarse. Desprovistos de alternativas configuradas con retazos de un extremo y otro, el desafío toma un único rumbo. Ya no estás a mitad de camino ni de todo ni de nada.

Despojados de los confortables o incómodos, según el caso, pasos intermedios, rara vez hay marcha atrás; suele ser un camino sin
retorno.

Liberas para volver a encadenarte. Te fortaleces y debilitas al ritmo que laten tus
sentimientos.

Te desvistes
para volverte a vestir.


Lo que ahora importa es cómo vas a diseñar el vestido que quieres lucir.

"Impulsemos acciones equilibradas"

Gente que no se distingue precisamente por ser personas ecuánimes, lejos de recobrar algo de dignidad acaban incluso perdiendo, hasta por las yemas de los dedos, el poco juicio que les queda.

Lo curioso es que inexplicablemente suelen resultar
impunes en litigios.

¿Pacto con el diablo?. ¿Facilidad para escabullirse?. ¿
Mentiras apropiadas?.

Esa falta de
decoro, esa capacidad para tergiversar sucesos a base de argucias, consiguen hacerles ganar terreno y ganar ...
engañando.

Argumentos falsos presentados ante un público que espera recibir
carroña con qué alimentar propias, débiles y oscuras vanidades.
 
Ahora bien,
justicia objetiva, carente de prejuicios, ya sea terrenal o divina, llegará y acabarán mendigando consuelo.

Tal vez si antes hubieran adjudicado por igual
honores a contrincantes y adeptos, episodios de prudencia se hubieran alzado en armonía.



Actuando con reflexión y precaución hubieran sido conducidos a sobrellevar con dignidad situaciones peligrosas, arriesgadas o complicadas evitado daños.

 

No deberíamos olvidar que
no es equilibrado ser enjuiciado
sin ser percibido.







"En tu mano está"




 
Con mi condena cumplida, saldo deudas del ayer.
Ahora sé con absoluta
certeza por dónde no volveré a pasar.Confío que mañana, despertaré curada.