"Magia"


Sigue resultando increíble descubrir que la "magia" aún puede alcanzarte.

Con ojos de novata me descubro valiente y en cierta forma, osada, más
dispuesta a correr riesgos. Al fin y al cabo se trata de eso ¿no?.

No es suficiente vivir a base de una memoría cargada de
recuerdos.

Sin ceguera en el deseo, me dejaré llevar.

Sé por dónde
no quiero ir por lo que, quiero creer, que esta convicción me ayudará a encontrar la senda correcta.

Todo es cuestión de tiempo, fé, ilusión y de
permitir que el nuevo hechizo te seduzca.

Silvia AG

"Cursillo acelerado de hechicería"

Cometo el "error" de tratar por todos los medios a mi alcance, el comprender conductas ajenas que me importan. Sin embargo suele ocurrir que acabo "interpretando" señales y demás métodos de comunicación, pues no resulta siempre fácil que las personas expresen aquello que quieren que sepas.

Muchas se limitan a permanecer en un estado de "ya pasará", sin tomar parte activa en la evolución de los acontecimientos y casi me atrevo a decir,
confiando en que los demás nos aburramos y demos el tema por zanjado unilateralemente en la mayoría de los casos, ya que ni siquiera al borde del despeñadero reúnen valentía para "excarcelarte". 

No entiendo por qué cuesta tanto. El lenguaje existe para ser utilizado, para mostrarte facilitando tu propia comprensión y la de los que te escuchan. 

Provisto además de ricos vocablos que ayudan a exponer de mil formas diferentes, es una herramienta útil, por no decir primordial, de entendimiento.

Aquellos que obvian su uso, normalmente provocan
desconcierto en los demás. La intuición no siempre acierta y discernir entre "lo que es" y "lo que crees recibir", acerca pocas realidades. Acabas poniendo "en cuarentena" tu capacidad de captación al tiempo que otorgas libertad a las dudas para que finalmente se asienten frente a tí, dándote pocas opciones que además son más bien desechables.

La mejor forma para que te pueda comprender es hacerte entender, pues a día de hoy, carezco de poderes
sobrenaturales. Sin embargo no descarto el apuntarme a un "cursillo acelerado de hechicería" a ver si a base de brebajes mágicos, consigo alumbrar el camino que me lleve a tí.

Silvia AG

"Pasiones"

"Un hombre que no ha pasado a través del infierno de sus pasiones, no las ha superado nunca".
Carl Gustav Jung, psicólogo y psiquiatra suizo.  



Imanes que te aprisionan devorando tus entrañas a un ritmo vertiginoso.

Hogueras dónde el
delirio se funde con la lujuria para aumentar la llama.

Intensos sentimientos que despiertan ansiosos ante
siluetas que nublan la sensatez.

Son povocativas llamadas que no
cesan y que te conducen a estados de excitación fuera del control de la propia voluntad, convirtiéndote en un ser dispuesto a claudicar ante irresistibles anhelos orientados sólo en poseer un todo al precio que sea.

Evitarlas no conduce a nada más que a desearlas
más.

¿Infierno? ... 
No siempre. 

¿Renuncia al paraíso?...
Casi siempre.


Silvia AG

"¿Fue el destino?"



"Solo una cosa me da miedo; que podríamos no habernos conocido nunca".


Otoño en Nueva York







Silvia AG

"!¡Suelta lastre!¡"

Para ver el post completo, pulsa aquí.
Gracias




"Aún"

Pago el precio que otorga la esperanza firme que siempre tuve en que finalmente sería como cuando apostamos que fuera.

Sin decaer, esta ya absurda confianza, me ha acompañado
alumbrando noches frías al abrazo de la nada.

La idea de saber que allí estarías, me hizo fuerte un largo período en el que siempre te añoré.

Creí lo poco que me dabas.

 

Amé lo que me dejaste imaginar.

 

Aposté por esa siempre eterna puerta abierta ...

Aún con miedo, jamás vacilé en tu búsqueda. 

Perdí la razón. Me quedé dónde quise
quedarme, no dónde tú me pusiste.

Enfadada conmigo misma, peleo con lo poco que de mí queda a salvo, por salir de este inútil
estado que cada día me va consumiendo un poco más.

Desengaño brutal que me ha evitado surcar otros rumbos.

Ahora, antes de ayer y seguro, pasado mañana, me repetiré que este es el final que querías
entendiera; un querer que no fue tanto.  Un espejismo que tan sólo mostraba apariencia engañosa de una imprudente que todo lo intentó.

Dicen que todo tiene un final.

Dicen que lo que pasa por algo es.

Dicen que mejor no agitar tempestades.

Dicen que algo mejor está por
llegar ...


  
¡Dicen tantas cosas y yo tengo aún tantas por decirte!
Silvia AG

" Let´s dance!! "

Silvia AG
 

"Vivir es lo más raro de este mundo, pues la mayor parte de los hombres no hacemos otra cosa que existir". Oscar Wilde, dramaturgo y novelista irlandés. 

"Hay que darle un sentido a la vida, por el hecho mismo de que carece de sentido". Henry Miller, escritor estadounidense.

"Una buena vida es aquella inspirada por el amor y guiada por la inteligencia". Bertrand Russell, filósofo, matemático y escritor británico.

"La vida exige a todo individuo una contribución y depende del individuo descubrir en qué consiste".Viktor Frank, psiquiatra y psicoterapeuta austriaco.
 

 
 

"Algunas personas"

"Por muy lejos que el espíritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón".
Confucio (551 AC-478 AC), filósofo chino.
 
 

Silvia AG

"Protocolo de conquista"

A día de hoy podríamos decir que los protocolos de conquista apenas siguen directrices de otras épocas, pues muchas de las normas establecidas convencionalmente han quedado obsoletas ya que aluden a tradiciones rígidas desechadas ahora en su mayoría.

Los atajos hacia el cortejo son los más empleados por aquellos que se embaucan en tal aventura. Inviertiendo escaso tiempo, menor imaginación, las
tretas que parece ser triunfan son aquellas que van directas a lo que el que conquista, quiere
conseguir.
 
Saltando cualquier barrera que dilate obtener cuanto antes la presa elegida, se ahorra en todo: en cumplidos, en previos bajo el calor de un café, en leves caricias intencionadas, en susurros que encandilen nuestros ojos ... Se olvida crear clima; se olvida conquistar. Ocurre muchas veces que el embrujo misterioso de lo que estás conociendo se topa con una realidad que derrumba a la más creativa de las imaginaciones reduciendo a la nada las posibles ganas que existieran de continuar avanzando.

Insuficiente a mi jucio.

El juego del galanteo es un cercano preludio a lo venidero. La forma en la que somos conquistados
dice mucho
del que pretende llegar a tí. El "cómo" reaccionemos, también. La tan traida y llevada "sinceridad" se puede manifestar de mil maneras, sin necesidad de caer en goseras actuaciones confundidas con "endebles francas posturas" que más que aproximar, hacen huir.
 
Desconocemos cuán pronto se difumina aquello que antes iluminaba, provocando que con absoluta impasibilidad se atraviese el paraíso para llegar al "infierno".

El gusto con el que tratemos aquello que ha reclamado nuestra atención, debe permanecer cortés antes, durante y después. Son rituales intemporales que siempre "CONQUISTAN".




Silvia AG

"Índicame la salida"



Índicame la fecha en que todo caducó. Cuéntale de una vez por todas a mi pesada memoría en qué instante todo cayó fulminado a mis pies porque yo no lo ví y ya me veo incapaz, por mucho que lo llevo intentando, de frenar definitivamente este vendaval de deseos que te siguen esperando.

Una clara respuesta, monosilábica incluso, bastará para dejar de oir más
sollozos.

Así mis ojos sabrán que deben dejar de buscarte en cada esquina que cruzo.

Mis
angustiados oídos no volverán a enmarañarse en tu melodía gastada de tanto uso.

Mi cuerpo cesará de revolotear en la oscuridad buscando el roce con el
tuyo.


Y yo dejaré de vivir este sueño para siempre. Saldré de la caracola en la que he estado esperando tu regreso.

Nada fué fugaz. Nada esporádico. Nada pasajero. Nada casual. No llevo tanto tiempo apostando por "
nada".

Inmenso será siempre este amor que me arrebataste poquito a poco que ya te pertenece de por vida.

Difícil de medir mi creencia en nuestra unión. Larga espera. Vanos intentos.
Infructuosa elección. Pérdida.

Este desgarre en el corazón configura quién soy y seré. Mi amor no puede, o no debe, esperar más por tí, porque se ha vuelto
insano idear más allá de lo que ya me has hecho ver. Insano encomendarme a tí que hace tiempo me huyes.

Insano imaginarte a mi lado.

Insano guardar todo para tí.

Grabado en mí te llevaré sin perder más la razón en este sin sentido camino que emprendí cuando a tu lado, crecí, te amé, te quise como nadie, entregué mi fé.

Ausente vivo en tu mundo.

Incompleto el mío.

Anhelo que llegue el día en el que no alumbre mi vida con tu
mirada.

Quisiera deshacerme de tí. Aún no he descubierto
cómo

Silvia AG

"Apetencia insatisfecha"

El silencio de esta noche me ha traído tus abatidas lágrimas. Inconsolables gotas ocultas que crecen sigilosas inundando esperanza y que sin embargo hoy anhelan mi calor.
 
A sabiendas que este retornar a tu desierto no aplacará ausencia, me camuflaré entre tus pensamientos para poder estar cerca de tí.

Volaré sujeta del recuerdo sobre el que duermes.

Seremos los que fuimos, los que pudimos volver a ser y los que dejamos que no fueran.

En este firmamento que nos pertenece, hay cabida para nosotros.

Encontraremos el tiempo que perdimos para reescribir caricias.

Sobre nuestros rostros caerán rendidos seniles besos guardados.


¡Maldita apetencia insatisfecha que al alba volverá con más fuerza renovada!.

Silvia AG

"Ese alguien"

 
 Desmesurado quizá afirmar "todos los días", pero más de los que el afectado podría sobrellevar, . Y es que ese agitado engranaje de vibrantes sensaciones que recorre nuestro cuerpo que despierta cuando menos lo sospechas, no entiende de tiempo ni lo concede, pues transita de la misma manera por un segundo que por un año o por un lustro. No entiende de palabras borradas, ni de rotos juramentos, ni de promesas eludidas, ni de despedidas, ni de displicencia ... ¡Ni de nada!. Igual que el que recibe la visita de "ese alguien" que creía acomodado en la lejanía de un tiempo del que nunca debió regresar. Y a estas alturas en las que se rechaza incluso el descubrir por qué viene sin ser invitado, tampoco hay fuerzas para oponerse a su repatriación ya que probado ha quedado que la posibilidad de desalojo definitivo es inviable, rozando lo absurdo el tratar de desbancar su permanencia ya que cualquier intento de expulsión quedará en eso: intento.

Y es que una vez que acariciamos ... ¡estamos perdidos!; el roce de "ese alguien", aunque solo sea en tu mente, se hace indispensable.
 
Silvia AG

"Mientras llegas"


Mantendré viva la hoguera




hasta que tu destino y el mío se encuentren ...


Silvia AG

"¿Reincidente?. ¡Exijo exculpación!"


Así, como quién no quiere la cosa de paseo por mi restauración sin más energía que lograrlo, me topé de golpe con un muro. Tuve que abrir los ojos un par de veces para verificar que hay "un más allá" de tan sólo lo que hoy acompaña. No es que no lo supiera; es que lo había olvidado. Pero como casi todo lo que bien produce lleva atado padecimiento, esta fortuna no iba a ser diferente.

Con frialdad decidí enfrentarla. Aposté por el hielo confiando en que congelaría el fervor que a
empujones, no me dejaba ir en otra dirección. Fracasé.

Escogí pues desviar la mirada, ignorando que mis ojos, propietarios legítimos de aquello que debo observar, ya se habían asentado irremediablemente en este
clandestino capricho que el destino se empeñaba una vez más en lanzar a mis brazos para ponerme más si cabe, al filo de mi "vieja amiga" la vacilación. Nueva decepción.

Opté por mi forma invisible, más se me seguía viendo...

Esta ahora avinagrada existencia que sofoca sin tregua ni consentimiento, ha frenado que mi corazón resida dónde mi deseo le indicaba. 

Prohibidos                    Confusas         
gemidos                        sílabas        
de adultos                    entrecortadas.

Disputas          Miradas           Roces
entre               esquivas           vetados
el "Sí"                                      al alba.
y el "No".     

Este espejismo me ha sorprendido con las defensas bajas e incrédula ante reiteraciones reprobadas años ha. En la falsa presunción de creerme superada, mi caduco entrenamiento en este arte, ha de idear estrategia de supervivencia no vaya a ser que mi ética y yo acabemos inmoladas.

Silvia AG

"Hoy"

 ... Y no acabo de encontrar la forma de argumentarlo de acuerdo a alguna regla lógica de raciocinio coherente que me disculpe de tal torpeza. Más que nada para proteger mi intelecto, no vaya a ser que se crea que finalmente me he quedado sin cordura cuando tu presencia decide visitarme, situación a la que sin embargo ya debería estar acostumbrada, pues este ir y venir de tu sombra no es nuevo.

No creas además que tan sólo surge cuando dejo que la lluvia me empape de momentos meláncolicos en los que ni río ni lloro; sólo te echo de menos...No. Tu presencia es invitada en mañanas soleadas, tardes de bailes y risas y noches de frensí incontrolado. También cuando canto, cuando escribo, cuando leo, cuando huelo ... Cuando me dejo "ser". No obstante, afortunadamente para mi débil fortaleza, ya no es tan constante. Con cada aparición tu silueta se va desfigurando hasta el punto que a veces, me cuesta reconocer tu rostro.

Así es que últimamente me pregunto si, ¿no será más bien que "echo de menos echar de menos"?

Silvia AG

"¡Suelta lastre!"

Antes de anquilosarte frente a un deseo que prudente y sin embargo impaciente espera turno, sopesa el momento, ármate de valor y

¡¡ D E J A     que     V U E L E!!.

Hay ocasiones en las que lo que no se revela, perturba más de lo que se expresa pues tratar de hablar ocultando, aviva confusión.

¡¡Descúbrete ... Enciende vida ... Préstate atención ... Concédete despedir riesgos ... Brinda por la exculpación del silencio!!

Al fin y al cabo, casi imposible será que exista quién se adueñe de lo que hace tiempo fue conquistado

Silvia AG

"Antes y Después"

Hay un Antes y un Después.

Un Antes que fantasea con las sensaciones ...

Un Antes que moldea unos labios ...
Un Antes que intuye y busca ...
Un Antes con canciones vacías ...
Un Antes con delirios "Principescos" ...
Un Antes con un corazón anhelante ávido por venerar...

Un Después de enloquecer sintiendo ...
Un Después de fundirte en un beso ...
Un Después de ver y entregarte ...
Un Después de la "Banda Sonora" de tu vida ...
Un Después cargado de "Príncipes VerdeAzules" ...
Un Después que pertenece a corazón lastimado...

Hay
un
Antes
y
un
Después ...

DE TÍ

"Libre para ahogarme en tu jaula"

"Entrar en el terreno de los hechos es entrar en el mundo de los límites. Las cosas pueden emanciparse de ciertas leyes accidentales o pegadizas, pero no pueden escapar a las leyes de su naturaleza. Se puede libertar a un tigre de su jaula, pero no de su piel manchada".
Gilbert Keith Chesterton (1874-1936), escritor británico.

"Infames prescindibles"

Infames que nos han dejado claro que prescinden y se han hecho prescindibles, que sigan dónde están. Ni un paso. No cabe acercamiento posible.

Putrefactas distancias en el olvido congeladas que fueron pintadas a puño y letra bajo su dictámen, no verán el deshielo.

Muchos inviernos han transcurrido desde que el desafecto se precipitó al vacío espantado por la alegría. Se quedó marchito, sin poder ... sin capacidad de recuperación. Huyó en busca de otras víctimas, pues aquí acabó su cometido devastando campos de esperanza, perdón, entendimiento y caridad. Ya no quedaba sitio dónde se pudiera sentir a gusto, dónde acampar a sus anchas arrojando arpones envenenados de codicia, desequilibrio, barata perversidad que usaba como "tarjeta de visita".

El contaminado hedor que dejaban sus cadavéricas pisadas, les ha atrapado en sus corrompidas entrañas. Ahora son presa del intoxicado mundo que han creado.

Nuevos aromas de paz embriagan el ambiente.

Una sólida fibra que recubre el plácido universo surgido ante su partida, detiene mínimas incursiones de perturbados estados perversos.

El resplandor de la bondad afianza su posición día a día. Se alza la indulgencia victoriosa. Se respira armonía.


Es lo que ocurre cuando creces bajo la negligencia de gente que se han autoetiquetado "Infames Prescindibles".

"Laberinto"

Un extenso laberinto al que con pleno conocimiento me adentré, me ha tenido enredada en sus zarpas durante mucho tiempo. Demasiado.

De frente ante las
encrucijadas que mi avance dificultaban, el desconcierto y la incertidumbre me llevaban de regreso a mi aflicción para confundir más si cabe, a mi añoranza.

Cuál estatua de sal permanecía ante la misma disyuntiva con la que una y otra vez, y dos más, me encaraba.


Reincidente temerosa hubiera deseado no ser yo la ejecutora de tal resolución que si bien requirió de escapadas cobardes en busca del olvido, jamás dejó a mi cuerpo inmune contra escalofríos.

Antes de seguir permitiendo que el destino se hiciera dueño de aquello que yo creía mío, sin vacilar interrumpí su dirección para escribir mis propios renglones.

Tardé en dibujar mi salida; descuidé mi capacidad para perfilar el desenlace, lo que me mantuvo a cubierto de mis propios adversarios en esa recurrente zona de confort que realmente desestabiliza.

Más tanto recorrer angustiada, llegó a desgastarme.

La idea de permanecer "enjaulada en ningún lugar" no me atraía en
absoluto. Por ello es que dejando de lado caminos alternativos y a contracorriente,(según voraces más sin embargo ya lejanos juicios foráneos), me despojé de mis decrépitos impedimentos que durante unas cuantas frías primaveras me habían escoltado y ... abrí el camino.


Es ahora, en lo alto de esta cumbre, cuando puedo observar cómo mi carcelero laberinto ha caído tras de mí. Mi salida le dejó sólo, sin razón para existir.

Su desaparición me ha concedido el privilegio de ser mi propio guardián.