"Sin aliento"

Glitter Photos


"Es mejor haber amado y perdido que jamás haber amado". Alfred Tennyson (1809-1892), poeta inglés.


 
"El que puede prescindir del ser amado puede prescindir de todo". André Maurois (1885-1967), novelista y ensayista francés.

"Embrujo"

Ya no quiero velar más. Este duelo que parece no tener desenlace, cansa. Se hace eterno y poco llevadero a estas alturas.

Si pudiera escoger, garantizo que claudicaría. Demasiados
inconvenientes, mucha pérdida y escasa recompensa.

Tocada, pero no hundida, floto sobre los límites del
desencanto.

Expectativas fallidas han disuelto el
hechizo.

Todo cobra sentido y nada hace que lo tenga. Sentimientos que se quedan en la sombra.

Absurda
necesidad insatisfecha.

Borrosas lágrimas secas que no cesan.

Enredada en una espiral de
cautiverio y libertad nutrida a base de señales que te retornan al punto de partida y que sin embargo, no dejan espacio para reanudar aquello que quedó construido a mitad, intento huir. Me resisto a creer que no haya remedio contra este calvario.

 
Desafío a mi propia sombra y me dispongo a hacer frente a este, casi eterno, encantamiento.

"Es algo más"

Ascensiones meteóricas desproporcionadas que despiertan cuanto menos el asombro de muchos, suceden con demasiada frecuencia.

Sustentadas a veces en
lealtades a bajo precio, elevan a la categoría de mandatario a aquel que ni este significado conoce.
Investiduras a base de bastones de plástico y coronas de espinas se instauran ante mundos perplejos sin capacidad a réplica.

Los compromisos para el desarrollo unilateral, reemplazan
valores grupales originando graves desenfoques de objetivos, talentos encontrados, motivaciones destruidas que, en el mejor de los casos, conducen al abandono de la mayoría de los participantes.



 Ser dirigente es algo más que un apodo. Es algo más que viajar en primera. Mucho más que una cartera más llena.

Es una forma de vida que habla del bien común para
engrandecer a las personas acogiendo con gratitud y benevolencia sus contribuciones en aras de elevar capacidades intelectuales sin privilegios unitarios.

Es jugar en equipo.

Es
aprender.

Es crecer.

Es proteger
dignidades.

Es hablar de seguridad, generosidad, confianza, firmeza...

Es una mano tendida que entrega a la par que recibe con igual
intensidad.




“Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto”. Refrán

"Escrito en oro"

 

 SOSIEGO  ALEGRIA TERNURA 

LEALTAD   SERENIDAD

TRANQUILIDAD QUIETUD

JÚBILO DIGNIDAD

REPOSO REGOCIJO

NOBLEZA PLACIDEZ

SATISFACCIÓN CALMA 

INTEGRIDAD

SILENCIO PASIÓN

FRANQUEZA BONANZA

CARIÑO DESCANSO HONRADEZ




"Adiós"

Ando buscando la mejor forma de decir "adiós" sin que ello suponga un cierre doloroso. Quisiera tener en mi poder la voluntad justa para acometer tal acción y salir victoriosaMás ocurre que apenas comienzo a pronunciar la primera letra, mi garganta obstruye el paso de las demás, al tiempo que mi mente bombardea mi corazón con un sinfín de fotogramas, palabras y olores llenando mi cuerpo de temblores. A sabiendas de que "adiós"es una palabra de cortesía frecuentemente utilizada cuando las personas se ausentan para volverse a ver, "decir adiós" con todo el peso que conlleva, es despedirse definitivamente de alguien o alguna situación, consciente de que no va a haber posibilidad de retorno. Es un acto. Un hecho que consuma, que clausura para siempre. Implica manejar firmemente tu seguridad, aceptar la realidad que compone tu Universo, rendirte ante lo que no puede ser cambiado, aprender de lo vivido y seguir ... seguir...seguir adelante con esperanza y, a poder ser, con alegría pues probado está que las partidas no siempre significan abandono triste: se puede marchar con una sonrisa en los labios y un corazón curado.
Lo que sí es cierto es que anuncian retirada. Lo que estaba, queda aislado. Lo que tu corazón gritaba lo acaba silenciando tu mente entregándote sosiego. Cuesta llegar ahí si los lazos han sido fuertemente anudados, tanto que casi encadenenSin embargo, una vez posicionados en esa cima dónde ya no se escuchan voces que atrapen, emprender nuevas aventuras liberando pesos innecesarios, se enfrenta con más garantía de éxitoHay "adiós" que nunca quise decir.

Los sentimientos no siempre acatan al raciocinio.
Por ello sufro condena.
Ligada me siento y ahogada respiro. Esta asfixia debe tener fin.

 Me queda reunir algo más de valor para terminar de asentar mi convencimiento. He de aunar fuerzas para que la coherencia tome las riendas. Entonces, giraré y sonreiré.

"Dos"

Hay mucho que me gusta de este contrato. Más bien, para ser exacta, me gusta todo.

He tenido la fortuna de compartir contigo desde el primer respiro, infinidad de momentos en los que la confianza, el respeto, la sinceridad, el cariño y el apoyo, han primado.

No ha habido situación de la que no fuéramos partícipes.

Cómplices en los
caminos de la vida, nos hemos asistido el uno al otro compartiéndo un sin fín de sensaciones.

Creciendo en un mundo que en ocasiones se mostraba hostil, hemos desbloqueado juntos
obstáculos, a veces difíciles de soportar que nos han puesto a prueba examinando nuestra destreza.

Más siempre tendida ha estado la mano.

La fuerza compartida.

La
alegría duplicada.

El dolor soportado y la duda resuelta.

Ese idioma inventado de pequeños, ha ido tomando forma a lo largo de los años, hasta el punto que incluso, sobran las palabras; basta un gesto para entender.

Camino del ecuador de nuestras vidas, (quiero pensar), la madurez nos ha entregado sosiego, empatía, reconocimiento del fallo, felicidad ante el acierto, prudencia en la reflexión y tolerancia ante actos ajenos.

Ciertamente, se vive mejor si se disfruta dos veces.

Este
12, como todos cada año, amanezco felicitando... 


¡¡Feliz Cumpleaños twin!!
 

"¿Llegará?"

No lo confundas con seguridad. Permíteme que te diga que ésto no durará siempre, pues el sufrimiento supera con creces cualquier posible beneficio.

Aunque me sigo aferrando a tu mirada, mi sentido común, aboga por la
clausura; por el fin, por el cierre.

Nada sustenta ya la espera. Toda esperanza ha sido
derrumbada.

Deseo dejar de retenerte, más ¿quién puede olvidarse de lo
inolvidable?, ¿quién es capaz de dejar de sentir, sintiendo?, ¿quién puede avanzar estando paralizado?, ¿quién puede dejar de amar, amando?.

No permaneceré aquí para siempre. Hay una razón; no puedo darte la exclusiva en mi historia. Ya
no.

Hay más reglones por escribir.

Me seguirás desde la
distancia, lo sé.

Me sentirás en tus horas más bajas, lo confirmaste.

Buscarás mi calor, lo confesaste.

No me dejarás ir. No
puedes. No quieres. No lo haces.

Da todo o deja de entregar definitivamente. No hay
caminos alternativos.

Me lo he ganado.

Tienes todo lo que de mí quisiste recoger.

Nunca antes se dio
tanto por tan poco.

No hay regreso. Lo hecho, queda.

Lo que queda por hacer, ¿
llegará?

"Señal"



07.30 hrs de la mañana de un caluroso día de agosto. Por los pasillos de la planta se comienza a oír los pasos de aquellos que han optado trabajar cuando prácticamente el resto de los mortales ha decidido veranear. Casi sin mediar palabra, como sonámbulos, se dirigen hacía la tercera puerta a la derecha en busca de la máquina. Un acuerdo tácito por todos asumido, dejaba claro que hasta que el café y demás infusiones no hicieran su trabajo, no comenzaría el diálogo. Pero hoy, la pizpireta becaria incumple. Con risas y palabras inacabadas rompe el silencio reinante. Sin poder contenerse, lo único que alcanza a explicar es lo que su dedo señala: el cartel colocado en la puerta del despacho de Teresa:
 


Teresa, Jefa de RRHH, era una mujer de 39 años de mediana estatura con ojos saltones y semblante más bien serio. Moderara en su vestimenta, parca en palabras y distante en el trato, pasaba inadvertida. Pese a llevar años en la empresa, de su pasado nadie sabía y de su presente menos aún, pues no era mujer de conversaciones de pasillo ni café de cotillas. Su puesto le hacía extremar cuidados en discreción por lo que su trato con el personal era meramente profesional. No solía participar en actos extra fuera del ámbito de la empresa, lo que dejaba poco juego a imaginaciones al no desvelar más faceta que la que su cargo mostraba.

Por ello es que atónitos se agolparon frente a tal escrito sin dar crédito. Las conjeturas comenzaron. Hay quién dijo "vendetta", pues responsable le hacía de determinadas y muy cuestionadas decisiones. Otros optaron por la burla cruel indicando nombres y apellidos. Hay quién incluso apostó por verlo como una ayuda, ya que difícil se les hacía verla ducha en el arte del cortejo.

En medio de tan animada charla, una mano se filtra por entre la gente y con fuerza, casi ira, arranca el papel. Cesan las risas. Los comentarios terminan y comienza la jornada.

El fiel asistente de Teresa, Tony, sostenía en sus manos el arrugado papel. Con prisa, entró en el despacho, tiró el cartel, encendió la cafetera, puso el aire acondicionado y colgó en la percha la acartonada chaqueta que ella dejaba siempre enganchada en el pomo de la puerta. Revisó, como cada día, la desordenada bandeja llena de post-it con referencias, agrupando por orden de importancia lo primero que debía ser resuelto. "Sé que esto no me concierne, y que poco lo agradece, más bien no creo ni que sea consciente de mi rutina antes de su llegada. Sé que debería dedicarme a lo que me es encomendado, dejando de lado estos detalles no apreciados, pero no puedo evitarlo".  Cierra la puerta y minutos después, aparece Teresa. Con un vago hola pasa delante de Tony. Se detiene ante su puerta mirando al suelo. "Tony, ¿y el cartel en mi puerta?". Él le relata lo sucedido.

Teresa se sienta delante de su pulcra mesa y ... "verás, he oído decir más de una vez que hay que besar muchos sapos antes de encontrar a tu Príncipe. Y como ya sé que tal aseveración no garantiza el mencionado fin, ocurre que me adelanto a cortar paso a más sapos y abro puertas a quiénes sean capaces de hacerme llegar alguna señal que merezca ser digna de atención. Soy consciente del impacto que ha producido. Supongo que nadie me imaginó capaz o más aún quizá no hayan nunca imaginado que también yo sepa hablar de Amor, que como muchos, también me siento sola, que como todos también he empezado y clausurado relaciones que me han dejado tocada, pero que como unos pocos, no pierdo la esperanza. Paso horas encerrada en esta empresa dejando poco espacio para la vida en el exterior. No voy a sumergirme en búsquedas on line por que no me va ese juego. En esta planta hay 43 hombres de los cuáles 36 están separados, divorciados o solteros (si, mi base de datos me informa). De esos 36  he seleccionado 15 con los que sería capaz de emprender relación, pero como estoy cansada de primeros pasos, he decidido probar tentando a la imaginación de todos ellos. Así por lo menos sabré que quién me entregue señal, interés tiene. Gano tiempo."

"¿Y qué tipo de señal esperas recibir?", preguntó Tony.

"Pues básicamente me cautivará aquella que demuestre sin duda que es ideada únicamente para mí".

Tony que era el único que entendía que ella fuera capaz de eso, pues bien la conocía, se mantuvo las tres semanas siguientes en la sombra. Expectante asistió al regocijo de Teresa por la buena acogida que tuvo su iniciativa. Despertó el interés de los trabajadores, consiguiendo que varios se acercaran entregando "señales": le llegaban cajas de bombones, flores, hubo uno que le regaló un pañuelo (cosa que no entendió porque nunca los usa), agendas, e incluso tuvo más de un par de citas.

Inmersa andaba siguiendo huellas que no se percató de la silla vacía. Entró como cada mañana en su despacho. No había cafetera encendida, el aire era sofocante, su bandeja rebosaba de papeles con mil post-it sueltos y en su percha tampoco colgaba la acartonada chaqueta. Tan sólo un pañuelo con la etiqueta aún pegada.

Apartó como pudo las cajas encima de su silla, y gritó su nombre "¡¿Tony?!". No hubo respuesta. Salió en su busca encontrando frente a su mesa a la becaria que enredaba con restos de papel, bolígrafos usados, y su pisapapeles de bronce "Tony me lo regaló ayer cuando se fué. Me dijo que así le recordaría. Le vamos a echar mucho de menos. ¿Ya tienes nuevo asistente?. Si quieres yo te dejo de nuevo mi CV, pues me encantaría continuar en la.....".

Teresa sintió cómo le faltaba el aire, costándole caminar. Con tanta rapidez cerró la puerta y se dejó caer, que la chaqueta acabó en su cabeza cegando su vista. Y así con la vista en la oscuridad es cómo descubrió la luz: por fin la señal que tanto había esperado, llegó.




"Lost"

"All that is not given, is lost"

 

"Templanza"

Temple, mucho temple hace falta.
 
Aplomo para descubrir el verdadero
valor de los acontecimientos.
 
Orientación hacía el equilibrio propio que sosiegue el ánimo.
 
Potestad sobre tu orden interior que ayude a resolver con pericia incoherencias.
 
Honestidad en la conducta. Logro de concordia ante litigios. 
 
Tolerancia por un respeto hacia opiniones y prácticas ajenas. 
 

Tranquilidad en la comprensión.
 
Libertad interior para posibilitar que tu voluntad no quede esclavizada.

Moderación de los desgarros de tu corazón.

Firmeza para proceder. 
 
Serenidad para disfrutar.

"Aliviar"

Decía Shakespeare que "hablar puede aliviar los dolores del alma". Apoyo la moción.
 
El poder de la conversación sosiega porque básicamente, destapa interrogantes.

EL deshacerte de incógnitas te libera. Pueda venir acompañado de desencanto, o de ilusión, bañadas en lágrimas o en risas, incluso la desesperación y la angustia pueden apoderarse de tí, o bien llenarte de gloria de por vida. Pero todo esto son efectos secundarios.
 
Lo básico, a mi entender, es que aligera cargas.
 
De alguna manera el saber entregado y/o recibido cierra incertidumbres, deja respirar, aniquila conjeturas.

Por el contrario, dejar de decir, otorga
licencia a todo lo imaginable. Desata tempestades, alimenta ilusiones, corrobora temores, afianza esperanza, pero no acerca realidades.


Si no quieres hablar ...

 
¡¡¡canta ... escribe ... envía parte de tí ... muéstrate ...!!!

El miedo a hablar paraliza a muchos.


Pero para muchos el no percibir,
paraliza aún más.


La palabra sana, el
acto confirma.


El
amor, entre otros, se nutre de ambos.


Silvia AG

"Gracias"



Tres. Tres han sido lo relatos que he dejado a punto de edición....

Les he dado varias
oportunidades, pero al final ha resultado que ninguno me parecía apropiado como epílogo del presente 2011 que nos deja.

Mucho podría relatar sobre los
acontecimientos vividos este año, más dedicar líneas a tan sólo alguno de ellos, me resulta insuficiente. Por ello es que dejo "mis tres" para 2012 brindándoles así la oportunidad de resplandecer en el mes que ellos elijan.

Hoy es el último día de los 365 otorgados.

A mi me basta cualquier otro día del año para detenerme y observar. Hacer balance si ello es requerido. Sin embargo, esta época del año parece ser propicia para establecer
recuento de ganancias y/o extravíos, así como planear metas para el siguiente.

No sé si propicia es el adjetivo adecuado ... ¿indicada, enseñada, establecida?... Supongo que un poco de todo. Las voces que incitan a ello se han incrustado en nuestras cabezas desde temprana edad y pese a que reacia suelo ser a seguir canales establecidos simplemente porqué si, me permito excepciones. Esta es una de ellas.

He recopilado todos episodios que me han sido entregados a lo largo de 12 meses, dónde han habido intensos largos días que robaban horas a otros para alargar la dicha vertida o aumentar minutos sin reposo. Días en los que el amor acampaba con
incertidumbre, invitándome a compartir el fuego de la hoguera. Entrega hecha y devuelta.
Otros días en los que vigilante, expectante, me he preguntado qué,
porqué, cómo, hasta cuándo....

Más de 24 horas he dedicado, dedico y sin duda, dedicaré, a cultivar con esmero el crecimiento y unión con mis
seres más queridos, apartando prisas que obstaculizaban la magia que producen esos grandes momentos de plena entrega para el disfrute de la estirpe.

He contemplado sobresaltada, cómo algunos tóxicos
dardos penetraban en mí siendo incapaz de esquivarlos. He necesitado tiempo para verme comprendiendo, enfrentando y aceptando el manejo de los mismos.

Con respeto me he dejado crecer en algunos de mis sueños, viviendo intensamente cada instante a solas en los que percibían que iban tomando forma.

Dispuesta he estado en la reapertura. Segundas, terceras o incluso cuartas
oportunidades han sido entregadas. Beneficio en todas ellas.




Y he aquí que llego al punto
en el que he encontrado
la manera de despedir 2011: 
Dando las gracias.


Gracias por convertirme en lo que siempre quise ser. Gracias por honrarme con la visita del Amor sin restricciones. Gracias por hacer que cada segundo me enfoque por ser alguien digno de tí, mi maravilloso adolescente.

Gracias por el apoyo incondicional de aquellos que cuando preguntan "cómo estoy", no sólo quieren oír la respuesta, sino que además me sujetan si flaqueo. Gracias por alegrarse conmigo cuando resurjo o acierto.

Gracias por los duros retos no solicitados. Gracias por la enseñanza.

Gracias a mi valentía por dejarme ser apta en la entrega sin esperar contraprestación alguna, asumiendo con serenidad tanto victorias como derrotas.

Gracias a mis dedos por trasladar mis pensamientos. Gracias a mis pensamientos por surgir.

Gracias por el regalo de nuevos personajes a mi mundo, porque ellos me van ayudando a construir.

Gracias a quién no quiso ver ni escuchar. Gracias a quién me hizo observar y sentir más allá de mí misma.Gracias a quién huyó. Gracias a quién se quedó.

Gracias por traerme calma. Gracias por traerme inquietud. Gracias por dejarme descubrime en ambos escenarios.

Gracias por ponerme a prueba abriéndome a parajes inimaginables. Gracias por instruirme en el florecimiento.

Gracias por descartar el subsistir. Bienvenido sea el vivir.

Gracias por llegar hasta aquí.

Gracias por sentir.


Agradecida dejo partir 2011. Esperanzada recibo 2012.



Publicado en http: http://elrelatodelmes.wordpress.com/2011/12/31/871/