"Dar a entender"

"Dar a entender" otorga carta blanca para destapar una inmensa gama de conjeturas que moldeadas al antojo del que recibe este poder, pueda imaginar. En su mano queda elaborar magníficos decorados añadiendo cuántas marionetas desee configuren su obra. Jugar a poner en bocas ajenas, aquello que ahnela escuchar o bien que desea calle para siempre.

Convertido por azar en
director de guion, manejará a su antojo la adaptación de la historia que otro comenzó, llevando a lo más alto de la cima o a lo más bajo del abismo, lo que decreta, debe subir o debe bajar. No hay freno a la creatividad. 

Pero una vez el telón se cierra, la fantasía se marcha, los actores dimiten y el escenario se desploma

Irreversiblemente, la realidad suplanta la ficción.

Incapaz de descifrar con acierto el mensaje, el guionista queda al amparo del tiempo en la confianza que, quizás mañana, pueda ajustar "lo que le ha sido dado a entender".

Príncipes "VerdeAzules" el Libro

"...Casi tiro al traste lo aprendido en su ausencia; esas horas a solas en las que sin apenas aliento, traté de curarme en su vacío. Pero milagrosamente, debí de haber invertido tanto esmero en ello, que dio su fruto. Me separé y le pedí, abriendo la puerta, que se marchara... "