“Por si...“

Por si aún andas por ahí, he de decirte que cualquier tiempo pasado quizá fuera mejor, pero el que está por llegar, lo es aún más.
 

Por si todavía quieres escuchar, quisiera explicarte que lo que hubo, fue; no volverá. Más abrir tu destino, es destapar la esperanza.


 

Por si incluso te sigue interesando, desbloquear, es dejar salir para dejar entrar.

 

Por si sientes dolor, te anuncio que puedes canjearlo.

Por si ríes, me sumo a tu felicidad brindando porque perdure.


 

Por si todavía te quedan dudas, deseo regalarte unos minutos de mi tiempo para que y a riesgo de que ya no andes por aquí, siempre recuerdes que tu frío no ha congelado mi calor.

"Regalo un sueño"

Regalo un sueño. Ya no lo puedo conservar por más tiempo.
 
Lo he cuidado con cariño arropándole por las noches cuando el rocío asomaba. Lo he alimentado sanamente a base de aderezos de confianza, ternura y esperanza. He bailado con él cuando el desaliento se apoderaba fuertemente invadiendo el ánimo. No he dejado que nadie rompiera su magia defendiéndolo contra ojos incrédulos que no alcanzaban a comprender mi en que, algún día, se materializase.
 

Alguno ha querido adentrarse en él para hacerse dueño y señor, más jamás ha habido forma posible de desbancar el alcance del calor que deprende y que sólo es manejado por un amo. Imposible la suplantanción.
He de advertir que, pese a mi esmero en los cuidados, está un poco dañado. Ha soportado cambios bruscos de los que le ha sido muy complicado reponerse. Ha pasado en cuestión de segundos, de un "quizás", a un "ojalá" para llegar a la triste "indiferencia". Todos estos altibajos han provocado heridas de las que aún se repone.

Sin embargo, conserva su pureza. Su amor sigue latiendo. Tan solo necesita de unas manos que le eleven de nuevo y deseen caminar a su lado. Manos valientes carentes de miedo, llenas de voluntad, serenidad, pasión, alegría, dulzura, que hagan por fín de él, un sueño hecho realidad.

Si alguien se ve dispuesto a ello, mi sueño es suyo.

Príncipes VerdeAzules- Capítulo 2



http://jorgemorenomunoz.wordpress.com/2011/07/19/principes-verdeazules-capitulo-2/


Príncipes VerdeAzules- Capítulo 1

Hoy me he levantado con una sonrisa y bailando. Hace tiempo que no me sucedía. Eso de poner la música alta, saltar y cantar, aún a riesgo de estropear los tímpanos de los vecinos, es algo que dejé de hacer hace meses. Hoy lo he recuperado. Nada puede estropear este día. ¡¡Por fin él se ha decidido!!.

Me llamó anoche. Ha reservado mesa para dos en esa tasquita que tanto me gusta.

Allí le vi por primera vez. Su sonrisa me cautivó. Me costaba esquivar su mirada. Mi timidez ante estas situaciones, impide que demuestre mi interés.
Opté, pues, por “dejarme ver”, y ya ves, dos semanas comiendo en el mismo sitio, han dado su fruto. Bueno esto y algo más….

Sé que no soy buena coqueteando, pero en esta ocasión, he desplegado todas esas “armas de mujer” que comentan por ahí, aplicando hasta el último gesto que mis amigas me han enseñado … Ya sabes que siempre dicen que parezco dormida antes los hombres. Esto ha sido un reto para ellas y no te cuento para mí. ¡¡Cuánto por aprender!!.

Tú que me conoces bien, sabes que abogo por la naturalidad, más he de decir que los adornos invertidos en este cortejo ciertamente producen resultados cuanto menos … más rápidos.

Pues bien, me he puesto ese vestido negro con ese impresionante escote de vértigo que casi me obligaste a comprar, ¿recuerdas?. Lo compramos aquel día lluvioso y frío de noviembre en el que me llamaste para decirme que ella se había ido y necesitabas una mano amiga.

No te lo dije antes, pero te lo cuento ahora: Aquel día, él también se marchó.

Dejé los clinex tirados en la mesa, reconstruí mi cara y fui en tu busca. La lluvia camuflaba mis lágrimas, así es que fue fácil…engañarte. Al final resultó ser una grata y buena tarde y como resultado de la misma, este L.B.D. que ya llevo puesto.

Estoy nerviosa y ese cosquilleo incómodo a la par que bienvenido, me hace sentir viva.

Te dejo. Ya viene. ¡Deséame suerte!. XXX

"Sella tu destino"


 
Apresúrate lentamente no vaya a ser que cuando abraces sólo encuentres tu cuerpo.

Corre lento más raudo, para que llegues a tiempo de taponar heridas.

Impide que tus pasos se retrasen estorbando tu ascenso.

No esperes mucho más segundas oportunidades que además no están garantizadas.

Saca partido del susurro de tus instintos que fieles a tí, te orientarán.

Aprovecha estos pasajeros segundos que sellan todo un destino con el que te tocará lidiar.



 "Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida". Arthur Schnitzler (1862-1931), dramaturgo austríaco.




"YOU NEVER KNOW, HOW SOON IS TOO LATE"

"Mafalda"

"¿Qué cuednoz hago con el agujedito que ziento adentro mío cuando no eztáz?". Guille.


"Lo malo de llevar las orejas siempre puestas, es que hay que oír tonterías como esta".
Mafalda.