"Soledad"


Odiosa soledad que arrebatas horas en mi vida…
¿Qué hacer para alejarte? … 
¿Qué hacer para saber vivir de tu mano?. 
Ya he conocido en sinsabor que produce tu presencia. No me caso contigo ni te quiero más tiempo rondando mis sueños. Si te hubiera llamado, serías bien recibida. Ayudas sin duda, pero tu permanencia, desgasta. Aléjate de mí y deja hueco. Deja que entre aire nuevo cargado de alegría y paz.
Dime porqué sigues aquí cuál ocupa molesto … Inquilino barato y carente de ternura. No te he abierto puertas. Quizá pude necesitarte en un momento, pero ahora quiero que te esfumes para dejar paso a soplos de brisa fresca y renovada.

"Cambiar"


Y tiene gracia que se incite con tanta gratuidad a las personas a que
“no cambien”.


La raíz de quién eres permanece en ti pero deben brotar ramas nuevas, caer obsoletas y crecer las maduras. Vivimos en un constante aprendizaje al alcance de todos y depende de cada uno el despertar ante el hallazgo. Las maniobras que se realicen para lograr llegar a SER es competencia de aquel que emprende el camino. Habrá turbulencias, sin duda, miedos y temores que hasta paralicen, rechazo a lo desconocido…

De soslayo podemos esquivar el camino abrupto y cerrar ojos. Pero de alguna manera te volverá a aprisionar. Las vivencias se clavan en ti modelando tu respirar. En ocasiones ahogándote y en otras llevándote a la más absoluta plenitud. 

Aquellas que deban ser aliviadas tendrán que ser asumidas y aprovechadas. No puedes congelar el tiempo a tu favor para desandar lo andado, pero si puedes permutar el enfoque del efecto producido en ti y convertirlas en aliadas que te ayuden a conocerte y cambiar … Cambiarte y aceptarte como ser que flaquea o no encuentra siempre las respuestas apropiadas y así reestablecer tu interior y encontrar tu paz.
Las vivencias endulzadas, aquellas que rememoras y que deseas no se vayan, debieran ser reconocidas al momento para que el disfrute sea pleno.

Registra en tu mente ese quién eras y lo que otorgabas para no cesar en la entrega y haz acopio de ellas para que hagan de ti un ser al que contemplar y con el que caminar.

Y cambia … Cambia si notas que ellas dilatan su llegada.

Deja entrar nueva consciencia. Ábrete y suelta amarras. 

Deshazte de la rigidez. Siente  nuevos aromas

Convive con ellos y cambia lo que de tu mano está.
Silvia AG