Gracias

Una sobrecarga importante de ideas entrelazadas esperando a tomar forma ha anidado en mí desde temprana edad. Estos pensamientos que han brotado sin tregua, han tenido cauce en momentos muy precisos a lo largo de mi vida: Siempre he escrito, solo que antes únicamente lo hacía para una persona en concreto, en un momento determinado. Venía originado por sensaciones que surgían en mí en relación a ella.
Mi escrito lo entregaba a su dueño y ahí acababa todo.

Es ahora cuando libero a ese pequeño duende que navega en mi mente y que me induce a trasladar en escritos aquellas reflexiones que me llaman a detenerme y ahondar en mi vivir diario.

No decido lo que voy a escribir. Algo dentro de mí, me incita a ello. Propio, indefinible, pero veraz. Aquí el resultado.

Gracias a quién es mi verdadera conciencia de vida.
Gracias a quién vino a enseñarnos a querernos.
Gracias a quién me llevó a mi valentía.
Gracias.

Silvia AG