“ To Think or Not to Think ”

Hace unos meses decidí dejar de pensar.

Al principio me dije que me iba a resultar tremendamente difícil, más bien imposible. De hecho así fue durante un tiempo …

Desde que recuerdo he navegando por mi mente y por la de los demás con absoluta dedicación, hasta el punto incluso que este extraño mimetismo que creo con muchas personas, ha propiciado que haya quién me haya requerido únicamente para ello.


Sin embargo, llegó un punto en el que tuve que poner freno, pues aunque disfruto conociendo a las personas en todo su esplendor y en todo su ocaso, ya que eso es lo que realmente configura y da veracidad a quiénes somos y enriquece nuestra alma, parte de mi vida se iba con ellos.

También tuve que engañar a mi mente para que dejara de llevarme por angostos derroteros cargados de insistentes preguntas llenas de inconexas, confusas y dispares respuestas a cuál más complicada. Eso si tenía la suerte de encontrar alguna, pues la mayoría tan sólo he conseguido imaginarla, crearla o ignorarla ... o quizá todo a la vez.

En medio de todo ello me perdía, me encontraba, me buscaba, me volvía a perder y me encontraba aunque fuera a medias. Y cuando llegué a golpearme de frente con ese tope arrogante que me impidió cruzar si quiera con imaginación los confines más íntimos de mi pensamiento, fue cuando decidí parar. Aquello rozaba la locura.

Y aquí estoy … dando esquinazo a tan molesta carga que es esto del pensar y tratar de comprender ya que según se dice (y me dicen), de lo que se trata es de llegar a un puerto en el que ...”tienes simplemente que aceptar y dejarte llevar”...

Mi naturaleza me lo pone complicado ... mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"HABLA PARA QUE YO TE CONOZCA". Deja tu huella...