“TieMpO al TieMpO … ¿¿ TieMpO al TieMpO ??”

… ¿Y ahora qué queda? ...
… ¿Qué guardar cuando se es apenas capaz de poner orden a los recuerdos? …
… ¿Qué hacer con esa ficción que se impone a la realidad? …

Cuando se mira hacia atrás y todo lo que se obtiene son confusas situaciones
que tan pronto te hacen feliz como que te entristecen,
debido a que cuesta bastante discernir lo verdadero de lo fingido,
(aparte de plantearse qué narices hiciste o dejaste de hacer),
resulta inmensamente complicado saber con qué versión de la historia quedarse.

Se sabe que de repente un día te das cuenta que todo pasa,
(justo cuando ya todo ha pasado, claro),
pero llega.

Normalmente es como una especie de anestesia en la que vas cayendo sin darte cuenta que te va dejando sin recuerdos a los que arañar o besar,
que te cierra los ojos aunque no quieras, que impide que hables y
que te sumerge en un vacío dónde ya ni preguntas,
bien porque has asumido que jamás habrán respuestas,
bien porque ya ha dejado de importarte
o ambas.

Lo que pasa es que hasta que eso ocurre, cada cinco minutos te martirizas o lapidas (según lo imbécil que te sientas en ese momento),
pensando cómo es que no fuiste lo suficientemente avispad@
como para haber dado antes carpetazo al tema
o haber sido máaaaas paciente,
o bien si debías haber sido más caut@
o haber dado más
o quizá haber sido menos pasional, más distante
o haber creído tres palabras en lugar de las veintisiete diarias
o bien si debiste insistir más
o nunca haberlo hecho
o ... ¿a cuenta de qué tantas oportunidades?
o ¿fueron las suficientes?

En fin una cadena de contradicciones que sin duda
van acordes
al recuerdo dejado.

Demos tiempo al tiempo …
¿ Si ? …
¿ Demos tiempo al tiempo ?

Espera
mientras
busco
el
que
te
y
se lo damos juntos...

2 comentarios:

  1. Sin duda, estoy convencido que habrá quien se sienta identificado, y no serán pocos, no hay respuestas que puedan parecer coherentes porque la realidad es siempre subjetiva, lo único cierto es que obramos según somos y sentimos y, sea como sea, tenemos que intentar abrir la perspectiva de forma que lo que nos afecta no se haga fuerte en el tiempo.

    ResponderEliminar

"HABLA PARA QUE YO TE CONOZCA". Deja tu huella...