“Ya no hay más. Ya no esperas”

Hubo un preciso instante que aún guardo clavado en mi alma, en el que entendí a aquellos ilusos cegatos que como yo se habían dejado la piel en el camino del deseado y definitivo encuentro.

Un instante dónde dentro de mí vibró una fuerza poderosa y desconocida que me elevó a los cielos para señalar desde arriba justo dónde había encontrado el lugar en el quería permanecer, pues ante mí se hallaba por fin, mi ansiado destino. Supe allí, en ese que ahora defino como “ficticio paraíso” que mi deseo parece ser creó, que mis argumentos tomaban forma mostrándose ante mí en forma de Ideal.


Más un vil sino me esperaba con afiladas y dañinas zarpas que no han dudado en arañar y continuar haciéndolo hasta llevarme al lugar en el que ahora me encuentro y en el que no quiero permanecer.

Perdida la fé, sin anhelos en el horizonte pues han sido todos abatidos, me rindo de rodillas ante la evidencia por tantos defendida. Si te quedas sin esperanza, ya no hay más. Ya no esperas.

Silvia AG

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"HABLA PARA QUE YO TE CONOZCA". Deja tu huella...