"Amargas-azucaradas Lecciones"

 De alguna manera he de conseguir transmutar los amargos sorbos que, según apuntan, lo que vienen es a darme lecciones, pues su cometido no es otro que el hacerte crecer. Resulta que las enseñanzas si son crueles mejor, pues cumplen con su misión de hacerte comprender el sentido pleno del padecimiento, lo cuál bien empleado, puede revertir en encontrar un sentido, una razón a una situación difícil y tomar parte en ella: actuar.

Cierto es que como ya comenté en una de mis entradas ("
Agridulce"), si no has conocido la cara amarga difícil será que reconozcas la dulce y ahora añado "y viceversa" porque anda que no te incita a ponerte en movimiento el perseguir hasta lograr, el bienestar, la satisfacción de bucear en mar de abrazos, la dicha y la paz en tu vida, después de haber caído en el barrizal.

Es cuestión de actitud, pues si bien muchas veces dejamos que el mal sea nuestro verdugo sin plantarle cara, también en otras ocasiones el miedo a la felicidad o más bien, la incertidumbre que ello produce, nos lleva a disfrutar a medias del
manjar. O nos ocultamos tras la estela de la pena sintiéndonos víctimas, (no merecedoras en la mayoría de los casos, "claro"), llorando a solas y deseando que llegue un huracán y se la lleve porque somos incapaces de reaccionar, o bien nos acobardamos ante la dicha pues nos produce miedo sentir júbilo, deseo, entusiasmo, incluso sorprendernos de madrugada con sonrisas que alguien puso en tu boca. Vamos que muchas veces nos quedamos a mitad de camino defraudando lo que realmente nos hace sentir vivos; tanto si duele como si produce provecho.

Siempre quiero dar por bueno el aire empleado en iniciar, desarrollar y a ser posible, culminar con éxito, los diversos "experimentos" que me han sido otorgados, si bien la
Nostalgía puede acompañarme en el tratamiento de alguna de las tesis, (créedme que lo son pues tan sólo por el trabajo científico que lleva entenderlas, se hacen dignas de estudio), mi alma descansa si dejo que mis movimientos vayan acompasados de mis sentimientos, en lugar de permitirles que acampen
adormecidos sin facilitarles vías de escape.


Dicho lo cuál ... GRACIAS, aunque no estaría de más que por lo menos durante los meses venideros, fuera la "Ventura" la maestra. Prometo que seré una alumna aplicada y me entregaré a la lección. 


Silvia AG

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"HABLA PARA QUE YO TE CONOZCA". Deja tu huella...