"Infames prescindibles"

Infames que nos han dejado claro que prescinden y se han hecho prescindibles, que sigan dónde están. Ni un paso. No cabe acercamiento posible.

Putrefactas distancias en el olvido congeladas que fueron pintadas a puño y letra bajo su dictámen, no verán el deshielo.

Muchos inviernos han transcurrido desde que el desafecto se precipitó al vacío espantado por la alegría. Se quedó marchito, sin poder ... sin capacidad de recuperación. Huyó en busca de otras víctimas, pues aquí acabó su cometido devastando campos de esperanza, perdón, entendimiento y caridad. Ya no quedaba sitio dónde se pudiera sentir a gusto, dónde acampar a sus anchas arrojando arpones envenenados de codicia, desequilibrio, barata perversidad que usaba como "tarjeta de visita".

El contaminado hedor que dejaban sus cadavéricas pisadas, les ha atrapado en sus corrompidas entrañas. Ahora son presa del intoxicado mundo que han creado.

Nuevos aromas de paz embriagan el ambiente.

Una sólida fibra que recubre el plácido universo surgido ante su partida, detiene mínimas incursiones de perturbados estados perversos.

El resplandor de la bondad afianza su posición día a día. Se alza la indulgencia victoriosa. Se respira armonía.


Es lo que ocurre cuando creces bajo la negligencia de gente que se han autoetiquetado "Infames Prescindibles".

4 comentarios:

  1. La habilidad de estos personajes estriba en la facultad de hacernos creer que ellos son imprescindibles; yo creo que el ser humano no es fácil de engañar (simplemente dejamos hacer), por eso siempre llegamos a tiempo de decir (o escribir como has hecho tú)un -basta ya- que destense la cuerda y nos libere.
    Si tendríamos que hacer esto todos los días la vida sería insufrible, por eso digo lo de que a veces nos dejamos engañar y les dejamos creer que les sentimos imprescindibles.
    Nadie lo es.
    Un abrazo, amiga mía; fascinante, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. ¡Desde luego que est@s no son imprescindibles, más bien hay que alejarlos cuanto antes, mejor!. Un beso José y mil gracias

    ResponderEliminar
  3. Nadie es imprescindible y más algún elemento que se mueve como pez en el agua en estos ambientes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

"HABLA PARA QUE YO TE CONOZCA". Deja tu huella...