"¿Cómo?"

Un corazón destrozado puede recomponerse pese a estar recubierto de remiendos. A un amor que marcha, puedes despedirle pese a hacerlo llorando. Engaños, decepciones y vigilias al dolor entrarán y costará expulsarlas...Más todo ello no entorpecerá que una vez más o con suerte tres o cuatro, vuelvas a desplegar tus alas para aterrizar en nuevos brazos. 

Podrás descubrir que hay amigos que llegan a convertirse en auténticos desconocidos y para los que aplicar distancia, es la mejor solución. Si bien, no impedirá que abras la cancela para recibir a otros.

Un destino impensable puede acabar siendo un hogar
factible, más allá incluso apacible.

La muerte que antes aterrorizaba, puede llegar a ser
aceptada como compañera en el camino.

La
lluvia puede calentar. El sol enfriar. La noche alumbrar. El día hundirte en tinieblas. No obstante sabrás diseñar tu protección ante contratiempos.

Pero ... ¿Cómo arreglar un sueño desintegrado?

¿Cómo callar cuando lo que quieres es alzar la voz bien alto suplicando que no haya fin?

¿Cómo respirar cuando la esperanza se
marchita?

¿Cómo enlazar las rotas piezas para hacer de él lo que fué?

¿Claudicar y acatar que huya de tí?

Conservar fragmentos no será suficiente.

¿Cómo idear uno
nuevo?

8 comentarios:

  1. Como hacerlo no lo sé, pero que debemos intentar superar todos los obtáculos seguro. Creo que siempre que se toca fondo, hay un efecto rebote que nos indica el camino.
    Buenas preguntas, hace reflexionar, te dejo un fuerte abrazo, bonito viernes!

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo Cristina; Cuando caes, debes levantar. Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Creo que lo mejor es mirar hacia adelante y no perder el tiempo en reconfigurar algo que ya sabemos como finalizar. Siempre es mejor despertar la imaginación y estudiar la forma de conseguir algo que pretendemos desde hace tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Toda la razón Pedro!...Habrá que idear nuevos recursos. Un abrazo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Entiendo de sueños, Silvia, pero de sueños rotos, y tienes toda la razón del mundo cuando dices que no se pueden recomponer.
    Lo tangible, lo que depende de nosotros mismos, se puede moldear a nuestro gusto, porque es totalmente cierto que si alguien nos falla el corazón no puede (o no quiere) cerrarse a conocer a alguien más.
    Pero los sueños se pierden para siempre. eran nada y vuelven a la nada.
    Un abrazo, amiga mía.

    ResponderEliminar
  6. S, Jose, sabes de lo que hablo...En cualquier caso, ¡nunca desistir!...Un abrazo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  7. Bravo!!! Magnifica entrada! De verdad que me ha llegado al alma, Un placer conocer tu blog, Con gusto te sigo, Muchas bendiciones y gracias por compartir!!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Muchas gracias por unirte y por compartir tu opinión!. También te sigo. Un abrazo y feliz sábado

    ResponderEliminar

"HABLA PARA QUE YO TE CONOZCA". Deja tu huella...