"Reflexiones y demás contertulios"

Imposible escapar de la telaraña de Reflexiones que se abalanzan dentro de mí buscando hueco y consuelo. Intento ser ágil en mis respuestas pues el tiempo apremia para muchas de ellas y me están estrangulando.




Se enfadan y vociferan por recibir su razón. Las escucho a todas. No sólo eso; abierta al diálogo estoy siempre que a mí acuden. Entiendo sus desvelos y su ansía por que les sea entregado un desenlace que fomente su fortaleza para seguir. Pero siendo honesta conmigo misma, como creo debemos actuar para sernos fieles, he de decir que necesito un respiro. 
No se construye una vida a base de actos reflejos; ciertas acciones no se resuelven respondiendo con rapidez ante un acontecimiento entre otras cosas, "Señoras Reflexiones", porque el corazón, que también aboga por ser
escuchado en juicio justo, acapara una gran parte de lo que soy. No nos equivoquemos, mi balanza siempre intenta mantenerse en equilibrio. No obstante, en ocasiones, cuando ya ando exhausta en la lucha, permito que se incline hacía un lado en concreto siguiendo instintos que, si me apuras, engloban más verdad....

¡¿Y qué decir de las
dudas?!...Porque pongo en vuestro conocimiento que TAMBIÉN ellas quieren su momento de gloria. ¡¡Y son de pesadas...!!

Pero que no cunda el pánico; suelo acabar pronto con ellas. No me gusta el estado de
incertidumbre. Yo ataco directamente asumiendo lo que pueda surgir. Lo medito, valoro, equilibro ... ¡y voy a por ello!. Ojo, no sin antes pasar audiencia con "mi corazón" que ya digo, reina. No hay remordimientos cuando el corazón habla.

Me equivoco,
claro. A veces no resulta ser lo esperado, también. Sin embargo, entrego siempre lo más puro que nace de mi... Lo más noble y sincero y gracias que ya he aprendido a dar sin esperar a recibir. Cuando de corazón se entrega, de amor llenas, (a tí y a quién otorgas).


Dicho ésto, sólo me queda esperar que por lo menos esta noche, me den tregua. Nadar entre tanto contertulio, a cuál más poderoso, no resulta fácil tarea.



8 comentarios:

  1. Reflexiones que siempre acechan y se presentan en el momento más inesperado, pero cuando el corazón reina hay que escucharlo con preferencia. Si se actua con el corazón y de corazón no hay que tener dudas, porque la incertidumbre se vuelve claridad y la única opción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No estoy de acuerdo en dejar todo a manos del corazón, a veces basta con la razón o la experiencia y las dudas pueden desaparecer fácilmente y continuar con nuestra tediosa/simple vida.


    Un placer pasar por aquí
    un abrazo literal y literario.

    ResponderEliminar
  3. También conjugar todo hábilmente puede abrir nuevos horizontes. ¡Bienvenido Cielo y gracias por tu aportación!. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Las dudas , la incertidumbre se instalan en la urdimbre del corazón y nos hacen decir no a los deseos , a las emociones .Interesante reflexión sobre el eterno conflicto entre la realidad y el deseo.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo una frase que no falla, "las ganas siempre le ganan a la razón" aunque lamentablemente las dudas siempre empañan las ganas.
    Excelente reflexión, te dejo un fuerte abrazo y te deseo una Semana santa llena de armonía junto a los tuyos!

    ResponderEliminar

"HABLA PARA QUE YO TE CONOZCA". Deja tu huella...