"La llamada del dolor"

El sufrimiento suele ser un buen reclamo de atención, pues con frecuencia ocurre que no eres consciente de lo que te falta hasta que una vez conseguido, sufres al perderlo.

La llamada del
dolor tiene extraordinario poderío sobre otras muchas; sus efectos son tan profundos que penetran en tí introduciéndose en lo más hondo de tu mundo, provocando que tu universo se desboque saltando en mil
pedazos y mientras intentas reconstruir el destrozado rompecabezas de tus sentimientos, te das cuenta cómo la cara afable de la vida que antes besó con ternura tus mejillas, ahora te abofetea.


El desconcierto que debes encarar es a veces de tal calibre, que supone el crear una nueva definición de tí mismo que te ayude a soportar crueles esperas, terribles vacíos, indefinibles indiferencias...

El pasado es una carga, el futuro amilana y el ahora navega entre lo que hubo y lo que está por
venir.

Sin embargo, me aferro sin reparo a sostener que cuando algo se
desvanece hemos de ser capaces de creer que algo bueno pueda surgir.

La vida, tu destino, qué o quién quiera que sea, tiene una extraña, confusa manera de llevarte al punto en el que debes de alejarte de infelices conformismos o tambaleantes suelos para abrirte los ojos, hacerte reaccionar y
actuar lo hayas buscado o no.



Este caleidoscopio que somos, nos capacita para generar mil variaciones de nosotros mismos a base de ligeros y pesados movimientos que se entrecruzan para acabar dibujando hermosas figuras sobre las que sustentarnos.

Si confías en el poder de tu valentía y sensatez, dejando libre aquello a lo que te
aferrabas, permites que la lluvia empañe tu rostro nadando con tus lágrimas y que el sol se pose sobre tus labios quemando besos marchitos, al final del recorrido quizá puedas obtener la recompensa de descubrir que por fin cada cosa ocupa su puesto y cada uno encuentra su lugar.

Hay que dar oportunidad para que
escondidas revelaciones florezcan; un "SI" puede reconvertirse en un fructífero "NO".

Let´s give us a
chance!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"HABLA PARA QUE YO TE CONOZCA". Deja tu huella...