"Regalo un sueño"

Regalo un sueño. Ya no lo puedo conservar por más tiempo.
 
Lo he cuidado con cariño arropándole por las noches cuando el rocío asomaba. Lo he alimentado sanamente a base de aderezos de confianza, ternura y esperanza. He bailado con él cuando el desaliento se apoderaba fuertemente invadiendo el ánimo. No he dejado que nadie rompiera su magia defendiéndolo contra ojos incrédulos que no alcanzaban a comprender mi en que, algún día, se materializase.
 

Alguno ha querido adentrarse en él para hacerse dueño y señor, más jamás ha habido forma posible de desbancar el alcance del calor que deprende y que sólo es manejado por un amo. Imposible la suplantanción.
He de advertir que, pese a mi esmero en los cuidados, está un poco dañado. Ha soportado cambios bruscos de los que le ha sido muy complicado reponerse. Ha pasado en cuestión de segundos, de un "quizás", a un "ojalá" para llegar a la triste "indiferencia". Todos estos altibajos han provocado heridas de las que aún se repone.

Sin embargo, conserva su pureza. Su amor sigue latiendo. Tan solo necesita de unas manos que le eleven de nuevo y deseen caminar a su lado. Manos valientes carentes de miedo, llenas de voluntad, serenidad, pasión, alegría, dulzura, que hagan por fín de él, un sueño hecho realidad.

Si alguien se ve dispuesto a ello, mi sueño es suyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"HABLA PARA QUE YO TE CONOZCA". Deja tu huella...