“Se nos conoce por nuestros actos”


“Es preciso saber lo que se quiere; cuando se quiere, hay que tener el valor de decirlo, y cuando se dice, es menester tener el coraje de realizarlo”. 

Marca el acto en nosotros y en quién lo recibe, tanto por lo que hacemos como por lo que dejamos de hacer.

Carentes de discernimiento, en ocasiones tendemos a no meditar el alcance de algunos hechos llevados a cabo, más una vez realizados, la consciencia se asienta en ti sin posibilidad de huida fácil. Y brotan sentimientos…

Si la culpa o el remordimiento se apoderan de ti, las secuelas que dejan pudieran alargarse en el tiempo.

Si es satisfacción y paz, vivirás en la certeza del acierto.

Un acto puede ser enmendado con otro, pero requiere de gran destreza, habilidad, persuasión y constancia. De lo contrario la convicción en el mismo, pudiera no ser lograda.

Hay otros por el contrario, que marcan de por vida e inútil se hace la reconstrucción, pues aunque el efecto pueda menguar con el paso de los años, la ejecución de los mismos marcó sentencia.


Y aquellos que han sido entregados bajo la tutela del amor, cariño, comprensión, perdón, vivirán dentro de ti configurando quién día a día eres y con vistas a quién quieres ser.

 “No se graban tanto mil palabras como un solo hecho”. Henrik Johan Ibsen (1828-1906) Dramaturgo noruego. 

“Para disipar una duda, cualquiera que sea, se necesita una acción”. Thomas Carlyle (1795-1881) Historiador, pensador y ensayista inglés.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"HABLA PARA QUE YO TE CONOZCA". Deja tu huella...