"En continuo cambio"

Estamos en permanente cambio. Los pasos de nuestra vida se sustentan con más o menos firmeza, sobre las constantes variaciones a las que nos vemos sometidos. Llaman si tocar y entran sin ser invitadas. El momento del cambio es efímero y cuando ya se ha producido, pasa a ser tu presente. En ocasiones el equilibrio entre lo que abandonas y lo nuevo que enfrentas, es precario, carente incluso de sentido, indeseado, no bienvenido. Pero es tarde; ya está ahí. No hay fuga posible. 
 
Pueda parecer que tu mundo se hace añicos sin capacidad para recomponer el puzzle. En asunto de lesiones, no siempre la habilidad aflora. Es entonces cuando has de convertirte  en buen estratega para encarar con audacia, lo que ante ti se presenta, aunque el alma pese y el cuerpo duela. No hay camino posible que no sea el resurgir
 
Lleva tiempo. Hay que dedicarse con afán a ello tolerando los filos de las espadas. Después de todo, aún creyéndolo imposible, pasará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"HABLA PARA QUE YO TE CONOZCA". Deja tu huella...