"Por las Copas alcanzadas"

Suelo no prestar mucha atención a la sección deportiva de los telediarios, pues he de reconocer que mi interés en estos asuntos no es muy elevado.

Hoy no ha sido así. Nada especial ni relevante en las noticias deportivas a mi entender, (no obstante ya digo que no soy ducha en la materia), pero atrajo mi atención la imagen de dos deportistas: Nadal y Gasol. Y pensé que ciertamente estos dos hombres merecen acaparar las portadas de cualquier medio. Son un buen ejemplo a seguir para todos nosotros y sobretodo para esta juventud apática en su mayoría y con ganas del éxito fácil y poco esfuerzo.

Al tiempo, me llamó al recuerdo aquel memorable partido de nuestra Selección Española este verano en Sudáfrica. Sé que los ojos de los televidentes y aficionados andaban buscando la ansiada Copa que, final y merecidamente, llegó a las manos de los que sin duda, la merecían.

Lejos de hacer una crónica deportiva, no sería ni meramente capaz, me detendré en lo que realmente acaparó mi interés durante todo el partido.
He de comenzar diciendo que sinceramente no tenía claras intenciones de verlo, pero tan abrumador era el ambiente, diría mundial, que casi me era imposible escapar de ello.

Ni idea de que es un corner, un penalti, “cuartos de final”, ni las funciones que cada jugador ostenta. Hice varias preguntas a mis contertulios, para tratar de situarme, pero lógicamente no era el momento de clases de fútbol….:).

Desde el primer momento lo que yo ví en la pantalla era un grupo de CABALLEROS batiéndose en duelo cortés y honorable por conseguir un mismo fin. Su templanza ante los golpes sucios, no hacía decaer ni su entusiasmo y ni mucho menos su bien hacer. No entraron al juego: “hicieron su juego”. Y de qué manera. Me encantó la elegancia de sus formas, de su lucha, de su juego en equipo. Ver cómo su líder les llevaba por el camino de la honestidad y les reforzaba su confianza para seguir en el terreno de juego sin salirse del camino del respeto…pese a todo. Toda una lección de Caballerosidad digna de mención.

Desde entonces, he incorporado a mi vocabulario nombres propios como “Iniesta, Iker, Del Bosque, Gasol, Nadal”…y otros tantos, y sigo en mis lecciones de terminología deportiva, pues ellos me han traído aquí, prestando además, más atención a diversos acontecimientos deportivos, pues he aprendido que tienen mucho que ofrecerme.

Ellos, los antes mencionados y otros muchos más, deportistas o no, gente “anónima”, que elevan a su término justo los valores de respeto, trabajo en equipo, humildad, elegancia, educación, cordura ante reconocimientos logrados, merecen ser modelos de ejemplos a seguir.

Traslademos estos valores entre nosotros y digámosles a nuestros hijos que se les presentará un futuro mejor y más lleno de felicidad sin conviven en estas creencias.

Celebremos una y mil veces las Copas alcanzadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"HABLA PARA QUE YO TE CONOZCA". Deja tu huella...